Tomar consciencia de yo, aquí y ahora en la Casa del Manacapurú es conectar con la cúpula de la naturaleza, con el estado mayor de los reinos sutiles y con la luz, repetida con generosidad por los reflejos del agua.

Atención y equilibrio para acercarse a los seres que pueblan el corazón de la madre tierra, a pocos minutos de la casa.

ACTIVIDADES

salidas en silenciosas canoas para descubrir la selva con las primeras luces del día
paseos de atención en canoas a remo alrededor de islas deshabitadas de humanos
caminatas de atención a puntos de observación de flora y fauna
sesión terapéutica con esencias florales de grandes árboles amazónicos *
Yoga, masajes y acupuntura (reserva previa)
terapia alquímica **
marcha de atención para recogida de especies medicinales y aromáticas
arte terapia: esculpiendo arcillas medicinales
paseos de atención y empatía con los delfines ***
tiro con arco ****
pinturas rituales
paseos nocturnos en canoas para observación de fauna y cielos infinitos
noche en plena selva

* Catalizadores del proceso de evolución espiritual: Los grandes árboles amazónicos son elementales evolucionados del reino vegetal, a disposición del ser humano para sintonizar sus vibraciones sutiles y ayudar a recuperar la energía original en los niveles físico y emocional.

** la inteligencia “solar” de las arcillas del Manacapurú (blanca y roja) le trasmiten al usuario lo que realmente necesita. Retirada con instrumentos de madera y preparada con agua de pozo

*** Existen dos especies de delfines en aguas amazónicas y ambas nadan en los jardines de la Casa del Manacapurú.

**** Arcos indígenas de caza y pesca, tiro en tierra firme y tiro desde la canoa. Equilibrio y precisión.

Dónde mejor que en la selva, que es como entrar en nuestro territorio psicológico, para encontrar el camino de la esencia, abriéndose ante sí mismo, sin decepción.
Puro relajamiento.
Buen lugar para abandonar los automatismos y elegir la magia, el asombro y la alegría.
SUBIR